Evacuaciones

Partidas y retornos

Expediciones / Partidas

Las evacuaciones

Valencia, 1ª

21 de marzo, 1937, Puerto de Valencia, buque “Cabo de Palos”

Santurce, 2ª

12 de junio, 1937, Puerto de Santurce (Bilbao), buque “Habana”

Gijón, 3ª

23 de septiembre, 1937, Puerto de El Musel (Gijón), buque “Dairiguerrme”

Barcelona, 4ª

Octubre, 1938, Barcelona, pendiente de documentación.

No se les dejó a los niños, ser neutrales. En la España partida en dos los niños tuvieron que ser beligerantes porque los bombardeos, el éxodo permanente, la ausencia del padre soldado, preso, fusilado o “paseado”, el hambre, el frio, el pánico, todo en su conjunto o por separado se ensañan en millones de españolitos que habían nacido en la víspera y durante la República

Teresa Pàmies

El contexto de las evacuaciones

Los niños huérfanos de padres combatientes, o los de familias republicanas residentes en zonas bélicas y sometidas a constantes bombardeos, fueron evacuados a zonas más seguras. Acompañados o no, se establecieron en Colonias infantiles especialmente organizadas para ellos, donde se les proporcionaba techo, comida y educación. Cuando estos lugares comenzaron a convertirse también en zonas de peligro, los colectivos fueron trasladados a zonas más alejadas del conflicto.

Varias instituciones se hicieron cargo de los problemas y de los contingentes de niños a acoger. Se creó el Consejo Nacional de la Infancia Evacuada, dependiente del Departamento de Instrucción Pública, en el que intervenía también el Ministerio de Trabajo y Beneficencia. En febrero de 1937 (Gaceta de la Republica 1 de marzo de 1937) se instituyó la Delegación Central de Colonias, dependiente de la Dirección General de Primera Enseñanza, que se ocupó del proceso de traslado de los niños a las colonias y de su educación en ellas. Ante la avalancha de niños y necesidades se pidió ayuda a ayuntamientos, organizaciones políticas y sindicales, con el fin de habilitar locales y centros asistenciales. Y en torno a esas fechas se establecen las vías de evacuación a través de la Cruz Roja Internacional, del Socorro Rojo Internacional (con gran relevancia en la formación de las primeras colonias en la zona de Levante) y del Gobierno de la Republica.

En el norte del país, a comienzos de 1937, cuando era evidente que no se podría resistir mucho tiempo, los dirigentes vascos junto con el gobierno republicano consiguieron acuerdos con diferentes países para poder enviar a los niños como refugiados, bien a Cataluña a través de Francia, o directamente a los estados dispuestos a recibirlos, como Francia, Inglaterra, Bélgica, Noruega, Dinamarca, Unión Soviética, México y otros, liberándolos así de las miserias de la guerra y los mortales bombardeos.

Las evacuaciones tuvieron lugar dentro de un mismo contexto, pero con características diferentes. En el País Vasco, Cantabria y Asturias, la población civil evacuada fue de una magnitud relevante y casi exclusivamente por barco. Un buen número de las embarcaciones pertenecían a la France Navigation (vinculada a la Comintern y en consecuencia al SRI) pero la fragmentación territorial dificultaba el acceso a ellas y quienes no conseguían embarcar se veían obligados a recurrir a pequeños puertos alternativos o a zonas de embarque alejadas. Por otro lado, la acreditación que presentaban los refugiados se sustentaba en documentos dispares, como el carnet del Hogar de la mujer moderna, o los expedidos por partidos políticos, sindicatos, etc. En lo referente a los niños, llegaban acompañados al muelle de embarque por sus padres o tutores, y lo hacían colectivamente los procedentes de orfanatos o concentraciones escolares previas. Las familias, mujeres, mayores etc, acudían por su propia cuenta.

Existen registros de las expediciones más importantes en número, pero hubo otras más pequeñas, de las que no se cuenta con suficiente testimonio. El grupo de niños evacuados a la URSS, que es el que nos ocupa, sufrió el exilio más prolongado como consecuencia del desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial y la invasión nazi de Rusia y los países del este de Europa. Los “niños de Rusia” no pudieron ser repatriados entonces ni tampoco con posterioridad por razones políticas diversas. Hubo que esperar al año 1956, si bien pequeños grupos o personas a título individual pudieron migrar a México, reclamados por sus padres y familiares refugiados allí. Hubo migraciones en número reducido a otros países, así como excepciones y acontecimientos que no se encuadran en las expediciones mayoritarias.

La guerra y los refugiados, de Eduardo Carrero.

Cartel realizado por el profesor Eduardo Carrero, junto con sus alumnos del Instituto de Enseñanza Secuandaria de Llanes, para un trabajo y exposición relacionados con los efectos de la Guerra Civil sobre las evacuaciones de Asturias en 1936 y 1937. 

Voluntarias del Socorro Rojo, como puede verse en las iniciales de su brazalete.

Voluntarias del Socorro Rojo, como puede observarse en las iniciales del brazalete, en una de las colonias habilitadas en España, antes de las evacuaciones.

El Socorro Rojo desarrolló un papel esencial en la protección de los niños durante la Guerra Civil, así como en la organización de las evacuaciones. Tina Modotti (1896-1942), fotógrafa italiana y activista social desempeñó un papel importante en el Socorro Rojo Internacional y en su intervención en España relacionada con la acogida de menores y evacuaciones.

 

Expediciones / Llegadas

Repatriaciones

Anticipadas, 1942-43

Españoles capturados por los alemanes

Masivas, 1956-56

Llegadas a Valencia y Castellón

Minoritarias, 1960-90

Individuales o en pequeños grupos

Últimas, 1990-2020

Individuales y/o descendientes

Documentación /  Datos

El colectivo

Niños que llegaron en expediciones (1937 y 1938): 2.895
Profesores, educadores y acompañantes, 122
Niños que vinieron con sus padres, 87
________________________

Emigración política, 891
Alumnos-pilotos, 157
Marineros, 69
______________

Españoles procedentes de Alemania, 27
Procedentes de la División Azul, 51

Documentación /  Fuentes

Listado y fuente

4.236 personas, desde la página 155 a la 569

Fuentes Históricas para el estudio de la Emigración Española a la U.R.S.S. (1936-2007), de Ángel Luis Encinas Moral. Ed. Exterior XX.

PDF de 587 páginas (18,5 MG)

si deseas contactar con nosotros

9 + 10 =